PROYECTO GAMA

Palas de Rei

PROYECTO GAMA

Es una iniciativa pionera a nivel mundial para la producción de lyocell, una fibra textil elaborada a partir de celulosa procedente de madera de eucalipto gallega certificada que, en la actualidad, se comercializa fuera de Galicia.

Se trata de una planta de última generación, en línea con las directrices de la UE, que situará a Galicia en la vanguardia de una nueva industria basada en la sostenibilidad, la innovación y la mejora continua.

PROYECTO GAMA

Gestión responsable y sostenible

Materia prima de proximidad y excedentaria

Nivel de exigencia medioambiental superior al exigido por ley

Uso circular y responsable del agua

Autosuficiencia energética

Creación de empleo de calidad y dinamización de la zona

Sin combustibles
fósiles

¿POR QUÉ LYOCELL?

Porque tiene múltiples aplicaciones industriales que reclaman su utilización.

Sector de la
moda

Sector textil doméstico

Otros sectores: industrial, médico

Calidad

Las propiedades únicas del Lyocell lo convierten en un tejido sostenible muy atractivo.

Fibras textiles 100% biodegradables

Procesos de blanqueamiento con tecnología libre de cloro

Tratamiento a partir de productos químicos disolventes no tóxicos

Proceso de fabricación eficiente que utiliza pocos recursos naturales en comparación con otras fibras, fundamentalmente de origen fósil.

Minimización de la huella de carbono

Huella de carbono asociada al proceso de producción (tCO2e/t fibra)

El diseño integrado de la planta permite la producción de Lyocell con mínimas emisiones de CO2

¿CÓMO LO HACEMOS?

Es un proyecto basado en la economía circular, en el que todo se optimiza: agua, residuos y energía. Además, está diseñado atendiendo a unos niveles de exigencia medioambiental muy superiores a los que marca la legislación europea, española y gallega.

COMPROMISO

GENERACIÓN DE EMPLEO

En torno a 500 empleos directos de diferentes cualificaciones

– Preferentemente de personal de la comarca
– Formación específica

2.000 empleos indirectos estimados

– Logística, hostelería, talleres mecánicos, servicios industriales…

+4.000 empleos en períodos pico durante la construcción

EMPLEOS DIRECTOS ESTIMADOS

EMPLEOS INDIRECTOS ESTIMADOS

EMPLEOS DURANTE LAS OBRAS

RESPETO AL ENTORNO

Minimización del impacto visual:

– Aprovechando desniveles del terreno
– Cinturón verde de especies autóctonas

Utilización de materiales y tecnologías reductoras de ruido

Ausencia de olores

RELACIÓN CON LA COMUNIDAD

Apoyo a proyectos sociales, deportivos, educativos y medioambientales

Colaboración con centros formativos (institutos, universidades, etc.)

Integración de jóvenes para la realización de prácticas profesionales y curriculares

Prácticas de verano en la empresa para hijos de empleados y para estudiantes de las escuelas locales

 

USO DEL AGUA

CAPTACIÓN INFERIOR A

m3/día CON IDÉNTICA DEVOLUCIÓN DE AGUA DEPURADA

m3/día CAUDAL MÁXIMO DE DISEÑO

ENERGÍA

La producción de energía térmica y eléctrica requerida para el proceso será de origen re­novable a partir de la valorización de subproductos del proceso productivo.

PREGUNTAS FRECUENTES

Sobre el proyecto

¿Qué superficie total ocupará la factoría de GreenFiber?

El área destinada a la implantación de la factoría ocupará solamente una superficie de 112 ha. Estará ubicada en una parcela de 366 ha. en la que, además, se plantará un cinturón verde de especies autóctonas que ocupará 61 ha. El resto de la parcela -193 ha. aproximadamente- se conservará en su estado actual.

¿Qué se fabricará en GreenFiber?

Se fabricarán dos productos finales a partir de la madera del eucalipto, ambos de base celulósica y, por consiguiente, biodegradables. Uno de ellos serán las fibras solubles para aplicaciones textiles, que se venderán solamente a industrias del sector textil y que no sirve para las “habituales” industrias papeleras. Otro será el Lyocell, una fibra textil con la misma base celulósica, que se producirá en la misma planta utilizando directamente el primer producto como materia prima.

Cabe destacar que el Lyocell es una fibra 100% biodegradable, que no acarrea la generación de microplásticos que puedan llegar a ríos u océanos, como sucede con la mayoría de las fibras textiles que se producen y utilizan actualmente (p.e. polyester).
¿Se va a producir celulosa para la fabricación de papel?

No. En esta planta se extraerá la celulosa de la madera para producir exclusivamente fibras textiles y/o fibras solubles que es la materia prima para aplicaciones textiles. Es decir, son productos diferentes de la pasta de papel, con un proceso de producción distinto y, por tanto, sus impactos también son diferentes.

¿Cuál será el destino final de las 400.000 toneladas de celulosa que se van a producir? ¿Qué porcentaje de este material se va a destinar a la producción de lyocell?

La fábrica está diseñada para llegar a producir anualmente un máximo de 400.000 toneladas de fibras solubles que es la materia prima para aplicaciones textiles, de las cuales 200.000 toneladas serán destinadas directamente a producción de Lyocell y/o otras fibras textiles. El objetivo es que en futuro se pueda integrar la totalidade de las fibras solubles en produccion de Lyocell. Parte de esta ampliación puede ser hecha a partir de procesos de reciclaje de tejidos textiles a incorporar en el proceso productivo ya existente.

¿El porcentaje que no se destine a la producción de lyocell se comercializará fuera de Galicia?

Así es. Una parte se utilizará directamente para producir Lyocell en las propias instalaciones y otra parte se venderá a la industria de producción de fibras textiles sostenibles de características similares a la nuestra.

¿Con qué inversión contará el proyecto? ¿Será compatible con ayudas públicas?

De acuerdo con las últimas previsiones y estudios realizados, la inversión será superior a los 850 millones de euros y se espera un apoyo por parte del Gobierno central en torno al 25% del total de la inversión, sobre lo cual existen conversaciones directas en este sentido.

¿De dónde saldrán los 1,2 millones de toneladas de eucalipto que utilizará GreenFiber?

La planta de Greenfiber se nutrirá de eucalipto excedentario, que actualmente se está comercializando fuera de Galicia por falta de mercado interior. Esto implicará un beneficio para el sector maderero, al poder vender esa madera en proximidad, reduciendo los costes de transporte

¿Contribuirá este proyecto a aumentar la eucaliptización de Galicia?

No, en absoluto. El eucalipto que se utilizará en la planta es el que ya se está produciendo actualmente. No será necesario incrementar la superficie de las plantaciones.

Uso del agua

¿Es verdad que la factoría consumirá 46.000 metros cúbicos diarios de agua?

La planta de Greenfiber está diseñada para poder usar (no consumir) un máximo de 46.000 m3 al día. Esta cifra solo existe para situaciones de emergencia o necesidad puntual y no representa uso diario. En la primera fase se contempla una captación máxima de 20.000 m3/día. La diferencia entre usar y consumir está en que la cantidad de agua captada se devuelve al río una vez depurada.

¿El agua se devolverá al río sin ningún contaminante?

El agua será depurada antes de la devolución, cumpliendo rigurosamente con todos los parámetros exigidos en el Plan Hidrológico Galicia Costa 2021-2027 (PHGC, que es más restrictivo que cualquier otro plan europeo). Esto garantiza que no se afectará el estado actual del río Ulla, tal y como reflejan los estudios de dispersión realizados del agua devuelta al río.

¿A qué temperatura se devolverá el agua al río?

Tal y como contempla la ley, el proceso garantiza que el agua retornada al río, al mezclarse con el caudal natural, no provocará una variación de la temperatura del mismo mayor de tres grados por encima o por debajo.

¿Por qué el agua se devuelve al río y se vuelve a captar en lugar de reutilizarla directamente dentro de la fábrica?

Se trata de una cuestión estrictamente técnica. El embalse de Portodemouros presenta malas condiciones hídricas, con nitrógeno, fósforo, etc. Esto significa que tenemos que sobrecargar nuestro tratamiento de agua para eliminar estos mismos productos. Por el momento, la tecnología no permite reutilizar más agua purificada, ya que la carga de tratamiento del agua para la fábrica es muy alta.

Contaminación Atmosférica

¿Cómo afectarán a la atmósfera los gases causados por la generación de la energía necesaria para la factoría?

La energía de la fábrica se producirá a partir del vapor de alta presión generado en una caldera. Esta caldera quemará los subproductos de la madera que no sirven para la producción de fibras. Los gases generados por esta combustión son tratados antes de ser liberados a la atmosfera, garantizando tanto el estricto cumplimiento de todos los parámetros exigidos (incluso superando algunos de ellos) como las respectivas concentraciones. Con el estudio de dispersión realizado (cuya información se presenta en la documentación ambiental) no se prevé ningún impacto negativo en la atmosfera ni en el entorno que sea prejudicial para la salud humana o el medio biótico.

No obstante, en el estudio se prevén emisiones de azufre, óxidos de azufre, óxidos de nitrógeno, monóxido de carbono y material particulado, para lo que se instalará una chimenea de 75 metros de altura.

El tratamiento previo de los gases garantiza que, en todos estos parámetros, las concentraciones están por debajo de las exigidas en las mejores técnicas disponibles de la comunidad europea (BREF’s). La altura de 75 m para la chimenea fue precisamente definida en base a un estudio de dispersión que garantiza la no afectación prejudicial a la salud humana o de los animales.

Sin embargo, algunas voces hablan de que los gases tóxicos provocarán una lluvia ácida en radio de 10 y 30 kilómetros

Todos los gases antes de emitidos a la atmosfera serán debidamente tratados, garantizando no solo el cumplimento de todas las concentraciones que la ley exige, sino incluso yendo más allá en algunos de estos parámetros. Así, en estas condiciones, ya comprobadas en el estudio de dispersión realizado, se demuestra que no hay posibilidad de que ocurran las denominadas “lluvias ácidas”.

¿Va a desprender mal olor, como todas las celulosas?

No. El proceso técnico es diferente al de las antiguas celulosas de papel. En esta planta se emplearán las más avanzadas tecnologías donde todos los gases olorosos serán captados para ser reutilizados en el proceso de producción de energía. De este modo se puede decir que será una planta con ausencia de malos olores.

Atención a la FAUNA Y FLORA

¿Cómo afectará la actividad de la fábrica a la fauna y flora local?

El hecho de que las emisiones a la atmósfera cumplen estrictamente todos los parámetros exigidos por la ley (quedando incluso en algunos de ellos por debajo de las concentraciones requeridas) y que el agua se devolverá al río una vez depurada, garantiza que el estado actual del río no se cambiará y que la actividad de la fábrica no supondrá ningún impacto en la fauna ni la flora local. Ni tampoco en la actividad agroganadera.

¿Y al consumo humano?

No se verá afectado por la actividad de la fábrica.

¿Y a la Ría de Arousa y el marisqueo?

En la medida en que el agua se devolverá al Ulla depurada, con una calidad que no cambia el estado actual del rio, se prevé que llegará a la Ría de Arousa en las mismas condiciones y, por eso, no afectará a los bancos marisqueros.

En el estudio se afirma que el impacto será moderado ¿es compatible esto con la afectación en una zona que alberga varias especies en peligro de extinción y endemismos únicos en Galicia?

Teniendo en cuenta los estudios y recomendaciones de expertos en la materia, se han tomado todas las medidas necesarias para preservar especies autóctonas y de especial protección. Entre estas medidas destaca, por ejemplo, la modificación o adaptación del diseño de la planta, el traslado del punto de devolución de agua tratada a varios kilómetros de distancia, o la reserva de áreas específicas dentro de la planta, dedicadas a favorecer el crecimiento y preservación de especies singulares.

¿Participó algún biólogo en el diseño de proyecto?

En el diseño del proyecto han participado más de 200 profesionales especializados de todas las disciplinas. Entre ellos, por supuesto, se encuentran biólogos que han participado en los estudios requeridos.

Afectación al PAISAJE

¿Cómo afectará al paisaje la construcción de una factoría en pleno Camino de Santiago?

El diseño de la fábrica está planteado para minimizar al máximo el impacto visual desde el camino de Santiago, cuyo punto más cercano a la fábrica está a 3 kilómetros de la misma.

¿Qué medidas correctoras se han aplicado para paliar este impacto?

Se ha aprovechado la orografía del terreno para ubicar las instalaciones más voluminosas en las zonas más bajas y se plantea un cinturón verde de 61 hectáreas para minimizar el impacto visual.

Expropiaciones

¿Será necesario expropiar terrenos para la fábrica?

La intención de Greenfiber es negociar directamente con los propietarios la compra de las fincas afectadas (y no la expropiación). Para ello, ha establecido ya contacto con los propietarios afectos al área de implantación industrial, que se han mostrado favorables, en su inmensa mayoría, a llegar a un acuerdo con la empresa una vez que el proyecto tenga las autorizaciones y recursos necesarios para ponerse en marcha.

¿Cómo afectará a los propietarios de fincas la instalación de 12,5 kilómetros de tuberías para trasladar el agua desde el embalse a la fábrica?

Todas las canalizaciones irán bajo tierra y, de manera preferente, por terrenos de uso público para minimizar las afecciones a propietarios privados, por lo que se prevé una afectación parcial.

En cualquier caso, se hablará y negociará individualmente con cada propietario afectado para analizar el tipo de afectación en cada uno.

EMPLEO

Los medios han recogido diferentes cifras de creación de empleo: 2.500, 500, 200… ¿Cuál es la previsión real de generación de empleo?

La empresa siempre ha mantenido la misma estimación de creación de puestos de trabajo: en torno a 500 puestos directos (con diferentes cualificaciones y en sistema de turnos, para mantener la actividad de forma permanente las 24 horas); 2.000 indirectos (servicios industriales, seguridad, limpieza, mantenimiento, logística, transporte, hostelería, forestal…). Además, se calcula que se superarán los 4.000 puestos de trabajo en los momentos pico de la construcción (construcción, ingeniería, electricidad, fontanería, metalurgia…)